jueves, 23 de abril de 2009

regalo subconciente


Algo se cae. No puedo precisar qué es, pero se cae. Creo que es la bomba auxiliar que una vez ayudé a reparar en el trabajo. De pronto se resbala de mi mano, y estoy en un puente sosteniéndola para que no caiga al río, de desliza muy rápido y la soga me quema la mano izquierda. De pronto no hay más bomba, ni puente, ni soga, ni río.
Estoy en mi casa, en mi casa de cuando tenía 6 años. El comedor es amplio, el piso es de parquet y hay un ventanal que da a la calle. Sigo teniendo 29, pero estoy ahí, un año antes de que nazca mi hermana menor y sin embargo ella está. Está hablando con mi abuela, están tomando los mates que nunca pudieron tomar. No se ríen ni lloran, solo charlan como lo hubiesen hecho si se hubieran conocido. Y están mis sobrinas jugando en el jardín con mi hermana mayor, que es la madre y tiene su edad. Mi abuela me da el mate que nunca me dio porque era muy chico. Intento agarrarlo con mi mano izquierda y ella me dice que no que con esa no puedo porque está mal. ¿Qué está mal Lola? Miro mi mano y desde el nacimiento del dedo índice, atravesando la palma por el centro hasta casi la muñeca hay un tajo muy profundo, no me duele ni sangra, pero puedo ver mis huesos. Y se ve tan real que me obligo a despertar para mirar mi mano izquierda.

3 comentarios:

SIJE dijo...

Uyyy pero tengo mucho para interpretar... entre el sueño y el dibujo ya casi tengo tu diagnóstico... o es todo ficción?? viste el problemita que tengo... no distingo :)
besos Gaby

Nan dijo...

anarquía adiosgracia!

Sonrisitas de luz dijo...

m,e encanto!! :)