jueves, 30 de abril de 2009

pronombre personal


Fragmentos de mí.
Irreductibles por definición.
Inexplicables unidades de conciencia desperdigadas sin orden aparente en mi habitación, en mi cuaderno, titilando en el último texto que acabo de teclear.
¿Soy la mente que decide o la mano que ejecuta?
IN DI VI DUO
Ya lo dije una vez… esta mano es mía, es parte de mí, así tomo mi psique lo es también. Mi pie no piensa, pero no por eso deja de ser Gabriel.
Todos los MI que soy YO me preguntan por VOS.

Anda llevando.

martes, 28 de abril de 2009

¡Hola!


¿Qué me mirás así?

No me pongas esa carita de horizonte que amanece. Que no, porque después, al medio día, no vas a estar perpendicular sobre mi pecho.

Sí, tengo una canción, y sí la letra son las letras de tu nombre. Te doy una canción, pero no te la voy a mandar por correo. Así que sacá esa carita de día sin nubes, que me estás mordiendo la distancia.

lunes, 27 de abril de 2009

veo veo


Te clavo la mirada.
Mis ojos tienen manos que te tocan.
Mis ojos tienen pulso y te respiran.
Me tenso, me desenvuelvo,
soy como una cuerda de guitarra dispuesto a vibrar cuando me toques.
Tengo pasos, (tengo de ida y vuelta) y los doy si estás en mi camino.

PD: estoy hecho de colores.

Don Enrique y la hora pico


Dos mujeres en el subte... Hablan de lo escalofriante que es Enrique Pinti, de su costumbre de tomar café y fumar sin lavarse los dientes, de que tiene novio. Cecilia roth es divina y parece que Gastón Pauls es amigo de otra. Una se baja y esa que estaba más lejos y no hablaba se acerca y saluda diciendo que se casó en marzo, la más antigua dice que ella no y le muestra un anillo de plástico grandote respondiendo al de oro chiquito. Parece que se separó y su ex se volvió con la ex de él. De pronto frena el subte y una voz dice FIN DEL RECORRIDO. ¿No llega a catedral señora maquinista? Estás en catedral... Estas cosas en tortuguitas no pasan. Habrá que poner subte.

pétalos de agua


En tus pies descalzos se esconde un poema; y la lluvia me lo lee, al trazar una constelación de besos en tu ropa.

Ojalá tuviese yo labios de agua.

Ojalá tuviese yo manos de nube.

sábado, 25 de abril de 2009

adan


Sigo pensando,
que respiro y despierto
hecho de barro.

jueves, 23 de abril de 2009

esperando la carroza

Ya no veo la hora de que le llegue el otoño a mi almanaque y se le caigan al unísono todas sus hojas.

regalo subconciente


Algo se cae. No puedo precisar qué es, pero se cae. Creo que es la bomba auxiliar que una vez ayudé a reparar en el trabajo. De pronto se resbala de mi mano, y estoy en un puente sosteniéndola para que no caiga al río, de desliza muy rápido y la soga me quema la mano izquierda. De pronto no hay más bomba, ni puente, ni soga, ni río.
Estoy en mi casa, en mi casa de cuando tenía 6 años. El comedor es amplio, el piso es de parquet y hay un ventanal que da a la calle. Sigo teniendo 29, pero estoy ahí, un año antes de que nazca mi hermana menor y sin embargo ella está. Está hablando con mi abuela, están tomando los mates que nunca pudieron tomar. No se ríen ni lloran, solo charlan como lo hubiesen hecho si se hubieran conocido. Y están mis sobrinas jugando en el jardín con mi hermana mayor, que es la madre y tiene su edad. Mi abuela me da el mate que nunca me dio porque era muy chico. Intento agarrarlo con mi mano izquierda y ella me dice que no que con esa no puedo porque está mal. ¿Qué está mal Lola? Miro mi mano y desde el nacimiento del dedo índice, atravesando la palma por el centro hasta casi la muñeca hay un tajo muy profundo, no me duele ni sangra, pero puedo ver mis huesos. Y se ve tan real que me obligo a despertar para mirar mi mano izquierda.

miércoles, 22 de abril de 2009

con la piel de gallina

No sé cómo será en otros barrios, no sé si suceda mucho por allí; pero por aquí vienen de vez en cuando, casa por casa, distintos vendedores ambulantes. A veces venden baldes, otras veces medias para los pies; vienen otras veces con pescado "fresco", y también con plantas en pequeñas macetas de plástico.
Pero hoy se llevaron el premio los que vinieron a ofrecer los servicios de una funeraria.

domingo, 19 de abril de 2009

clasifi-yo

RESERVADO


Modelo 80 / chapa bien/ pintura, no usa / problemas de motor (ventrículo roto) / subtitulado / papeles al día / listo para transferir / facilidades o permuto por musa en buen estado / preguntar por Rulo.
Promoción válida para toda la República Argentina, excepto Córdoba y Mendoza (Aunque son lugares lindos parecen ser inmunes a las promociones). No acumulable con otras promociones. Sujeto a disponibilidad geográfica y hasta agotar stock de 1 unidad o hasta el 17/03/2055 aproximadamente.

sábado, 18 de abril de 2009

"Así no hay tristeza que aguante" o "Sopa para el alma" o "Antimafaldas"







¿Quién me manda a soñar con el filo de tus ojos?


Despierto sangrando, nuevamente y es mi culpa.


No me alcanzan los pasos,
me empecino en subir por la escalera que baja.
Y el filo de esos ojos,
que me cortan el paso,
que me hacen respirar mi propia sangre.

Y te quiero.
Y te extraño.
Y cada parpadear es un apocalipsis de neuronas que revientan,
de rasguños en el aire,
de espaldas que se quiebran y piernas que se hunden.

Y te vuelvo a vomitar sobre el teclado,
Ragnarök de letras y palabras;
lluvia de alfileres
para mi alma descosida,
otoño de hojas muertas que no caen.

viernes, 17 de abril de 2009

el que rie al ultimo


sacas una foto en el trabajo, mandas un mail desde tu casa, te llaman por telefono y sin darte cuenta estas en un estudio de abogados, con un escribano y declarando 4 horas y pensando: en que quilombo te estas metiendo Gabriel!
no importa, todo sea por ser el último en reir... jejeje

jueves, 16 de abril de 2009

por eso no duermo


Sueño un mar de vidrios rotos, de infinitos colores, de infinita y recurrente policromía especular. Camino, me salpico y clavo mis pies en las olas que me bañan mi cuerpo con dientes traslúcidos. Camino sobre mis huesos y tendones, sin piel ni carne, sobre un Atlántico de vidrios rotos

after exorcismo


Perdón, pero no pedí tu nombre para llenarme de silencios.

Perdón, pero la distancia no te aleja de mis ojos.

Perdón, pero con cinco sentidos a veces no me alcanza.

Perdón, pero no consigo extirparte de mis sueños.


Otra vez, y por suerte, tengo insomnio.

exorcismo sin razones

Uno de estos días me animo y agarro y no te digo nada porque me da vergüenza.

Mira loco la única razón por la que no te recago a trompadas es porque tengo miedo de cobrar.

Era un chiste tan pero tan malo, que le pegaba a los chistecitos.

Era un chiste tan pero tan bueno, que le regalaba caramelos a los chistecitos que dejó llorando el chiste anterior.

martes, 14 de abril de 2009

martes con sabor a lunes


Despierto una vez más, mis sueños no me siguen, es temprano para eso.

Concurrir a las 8 en ayunas. Dos horas de viaje y yo, con problemas de musa, voy en colectivo rodeado de alfajores que me miran.

domingo, 12 de abril de 2009

Doña Marcia


Tiene 84, ya era grande cuando mi tía era chica y le preguntó si venía de Marte. Como ven no es que sea verde, pero se llama Marciana, de cariño le decimos Marcia.
Hace tanto que vive acá que si pasásemos su vida en cámara súper rápida podríamos ver cómo le crece un barrio alrededor. Tiene hijas, yernos, nietos, bisnietos, un tataranieto, amigas, amigos y vecinos. Todo un ejército a su disposición que toma mate, charla, llama por teléfono, compra pan o lo que sea que ella necesite.
Tengo 29 años y, como diría mi padre, hace rato tengo pelos en la barba (bueno el lo dice con otros pelos), pero cada año sé con absoluta certeza que para pascuas tengo un chocolatín o un huevito, para navidad $5 y para el día del niño caramelos. Lo único que tengo que hacer es quererla, pero eso es fácil.

Ahora no hagan ruido, que está haciendo sobremesa...

querido gabriel


En estás últimas horas me has tratado muy mal.

Cenaste pizza, desayunaste huevo de pascua, de almuerzo comiste asado con todo lo que pudiste ponerle y para colmo de postre tomaste helado. Como si todo eso fuese poco veo que te quedan todavía dos huevos y un conejo de chocolate, además del huevo grande para toda la familia, es por eso que he decidido abandonarte.
Tu hígado.

sábado, 11 de abril de 2009

a las seis.


Sábado a la tarde…

panza verde con facturas en el patio…

no falta nada.

pequeña contradicción urbana


¿Es por lo menos irónico no?

viernes, 10 de abril de 2009

In som ne o tra vez


Doscientos veintinueve mil novecientos setenta y cuatro millones quinientas noventa y siete mil ochocientas cuarenta y tres ovejas blancas... bueno ahora las negras. una, dos, tres, cuatro, cin... ¿Las obejas serán infinitas al igual que los números naturales? ¿Existirán las ovejas negativas? ¿Y las irracionales?...



Lo peor es que ya estaba dormido y me dio sed.

no puedo dormiiiiir!!!!!!


Está empezando el día. Casi con pereza el sol se refleja en las últimas gotas que caen del cuerpo. Rojo el sol, rojos el reflejo y la sangre. En el suelo alrededor hay un gran charco de muerte, oscuro y brillante. No hay ruidos, no hay pasos ni palabras; nadie que las diga y nadie que las oiga.
De un momento a otro los autos y camiones volverán a su camino, pero por ahora solo hay un cuerpo tendido a unos metros del asfalto. Más allá una bicicleta inmóvil. El aluminio de las llantas apenas deja adivinar que antes fuese parte de una rueda.
¿En que pensás?
¿Ehh? No en nada, estoy medio dormido todavía.
¿Tenés monedas?
No, pero no importa, me voy en bici.
Bueno, pero tené cuidado.
No te preocupes, que a esta hora no pasa nadie por la calle, además cuando llego es casi de día. Nos vemos a la tarde.
Está empezando el día, falta una hora para las cinco de la mañana y parece que todavía es ayer a la noche. Hace mucho no existen las trasnochadas, pero levantarse tan temprano igual pesa. Hay que tener cuidado, no se ve muy bien y cualquier sombra puede traer una sorpresa molesta. El otro día un perro, el otro día un ladrón. Con ambos la estrategia es similar, pedalear más despacio y mirarlos fijo para no mostrar miedo. El perro se aburre y el ladrón lo piensa dos veces. Hasta ahora no le tocó ninguno que rompiese esos parámetros. En la bajada hay que dejarse llevar, son doce kilómetros y no es conveniente llegar a trabajar ya cansado.
Tres cuadras más adelante está la autopista, lindo lugar para una emboscada, ya van tres veces que zafa, y por las dudas ahora va por arriba. La parte más peligrosa es donde estacionan los camiones porque no se ve que hay detrás. Ya está llegando. Silencio y ruedas quietas es todo lo que hay. Un camión más, ya van tres sin novedad pero el más jodido es el último. Ruido de pasos, a pedalear fuerte.
¡Quedate quieto o te quemo!
Ni soñarlo. Con cinco metros de ventaja y a esa velocidad no lo alcanzan. Suena el primer disparo, si frena ahora es peor. Falta poco menos de media cuadra para la autopista. Otro disparo y la bici tambalea, ese paso cerca. Agacha la cabeza y no piensa en las piernas que explotan, sube a la autopista y dobla a la derecha.
Está empezando el día, un par de horas más y está en casa. En la cabina se escucha bajita la radio. La luz está encendida para no relajar la vista demasiado. Manejar un mercedes 1114 dieciséis horas seguidas es agotador y sin darse cuenta uno se puede dormir manejando. ¿Y ese ruido lo soñó? Debe haber sido un perro tratando de cruzar.

Hace frío en la cabina. El invierno está dando los últimos manotazos de ahogado y en la madrugada hace sentir su rigor. Un agujero en el piso deja entrar aire caliente, pero venenoso, de modo que hay que abrir las ventanillas para no marearse con los gases. Por lo menos los pies están calientes. En cinco días está la quincena, esta viene floja, en la próxima va a haber que meter otro viaje para compensar.
¿Cómo te fue en el viaje?
Bien… pero en un momento cabecee y me lleve puesto un perro.
Que feo! estás bien?
Sí... Por lo menos me despertó...
¿En qué pensás?
¿Ehh? No en nada, estoy medio dormido todavía.

jueves, 9 de abril de 2009

pequeña investigación entomológica llevada a cabo después de una fallida entrevista laboral en el parque industrial de pilar mientras esperaba el 510


A diferencia de los gatos, siempre caen de espaldas, salvo uno, una vez o dos. No parecen tener ojos para ver por donde van, tampoco parece importarles mucho si van o vienen. Puede que tengan escasa memoria o que no sean rencorosos, en todo caso no pican y hasta donde pude observar no te miran mal. Uno me torció una antena, queda para futuras investigaciones determinar si dicho gesto equivale a un guiño cómplice con el ojo o a levantar el puño con ira. Otra observación importante es que, pese a lo que cabría suponer por su nombre, no forman esferas si no más bien geoides.


Nota: el 510 no pasa cada media hora.

Nota2: puede que aquí los minutos tengan promoción y valgan doble.

In som ne


No es que no tenga sueño…
Es que de tanto pensar, olvidé quedarme dormido…

lunes, 6 de abril de 2009

hoy no fui a anses




Cuando te metés a la página para sacar el turno se cuelga a la mitad del proceso, entonces volvés a intentar y te dice que ya tenés un turno asignado y que tenés que verificar según tu número de registro la hora y la fecha de dicho turno, pero como se colgó no tenés el número de registro... entonces llamás al número que tiene anses para una atención personalizada, más bien contestadorautomaticolizada, y después de muchas teclas que te hacen sentir como cuando leías los libritos de "elige tu propia aventura" das por fin con una voz humana en vivo y en directo que te dice: ya tiene un turno asignado, pero no le puedo confirmar la hora y la fecha…

Porque no funciona la página…

domingo, 5 de abril de 2009

fe de neón



¡Compre Dios! Ahora también sabor limón.


Si se muere y no se salva... le devolvemos su dinero.

infatigables



Viene ganando el eucaliptus por una cabeza, pero el pino no se rinde... y ya van como 20 años de carrera.

rompecabezas


Soy un hombre estructurado.
Mi fémur convenientemente encaja en mi cadera y se articula. Mis vértebras en mayor o menor medida se encuentran alineadas, aunque no sé si en el orden adecuado. El brazo derecho y el izquierdo están cada uno del lado correspondiente, lo que es muy conveniente a la hora de saberse zurdo o diestro.
Como antes escribí, soy un hombre estructurado. Salvo por las ideas, que casi siempre están al revés.

chu cu chu
















Ojos tangenciales viajan en el tren.
Su hermosura mira sin permisos
ni señales de consenso.
Están para ver, para leer y percibir.
Y de pronto ya no leen.
Se sienten descubiertos y miran otros mundos.
Viajar en tren es siempre una aventura.

otoño

Abril, con los brazos abiertos, despilfarra otoños que caen en mi espalda y en mis ojos. Las zapatillas, excedidas de pasos, ya no pesan tanto cuando pisan. Son zapatillas gruyere. Uno cincuenta, ¿hasta dónde vas? José c paz, es uno setenta y cinco. Descubierta está mi estafa, el deshonor recae sobre mis ancestros. Veinticinco centavos de infamia. Otra vez a comprar algo innecesario. ¿Tenés monedas? Eeh me fijo no. Y no quiero caramelos porque se me traban en el colectivo.

sábado, 4 de abril de 2009

viernes, 3 de abril de 2009

cuantitativamente

¿Cuántos cielos caben en la palma de tu mano?

¿Cuántos mares rompen olas a la orilla de tu boca?

¿Cuántos días empiezan y terminan en tus ojos?

¿Cuántas palabras he de morder para tu oído?

flor de espina


Llevo mis ojos, como pequeñas cajitas de incredulidad, recorriendo luces y sombras. Adivinando palabras en los ojos que recitan su mirar. Prosa de besos y abrazos que riman con mi alma.





El primer paso es abrir los ojos, esperar que los objetos plasmen su forma concreta y pierdan el carácter difuso que les brinda la penumbra. Una vez percibido el entorno es hora de percibirse, asegurarse de la propia entidad. El asunto de la identidad es secundario a estas alturas, lo importante es ser, después llegará el momento de ver qué se es o, con algo de suerte, quién se es.

viernes 27


El tiempo me va matando… dice la canción que escucho detrás de mis oídos.

Escribo por no pensar, pienso de todos modos para escribir. De otro modo no escribiría palabras, derramaría tal vez los signos del teclado sobre la pantalla inerte, encadenando charcos de caracteres sin sentido. Hoy. No. La verdad no tengo deseos de escribir, pero es peor la perspectiva de no hacerlo y quedarme mirando el techo, o la pared, o el piso.
¿Qué paso?
¿Qué pasa?
Despedido… suena peor de lo que es. ¿La causa? Prescindimos de tus servicios...

En realidad estaba esperando que sucediera, lo deseaba. Pero quería elegir el momento más conveniente a mis intereses… vale decir, dentro de unos 6 meses y no justamente ahora que me largue a comprar una computadora en cuotas.

jueves, 2 de abril de 2009

una ciudad muy lejos de casa



¿Viste esos días en los que te sentas a mirar por la ventana y simplemente no tenés nada para decirle a nadie? Cuando afuera está lloviendo y pensas que no te importa porque de todos modos no ibas a salir, pero en realidad quisieras que haya un poquito de sol para poder mirar y entrecerrando los ojos para ver a la persona que tenés enfrente decirle: ¡hola! ¡Qué bueno que estes! ¿Querés un mate?
Los párpados tienen un peso que es inversamente proporcional al del alma