lunes, 9 de agosto de 2010

La misma piedra...


Sábado de ventanas entreabiertas y sonidos que suben de la calle.  La minifalda de jean, la musculosa y el mate. La gata gris, el beso improvisado, azúcar impalpable y el chocolate derritiéndose en mi boca.  El piso de madera, la urgencia sin tiempo para camas, la cena, el cepillo dental y la pregunta…
Sí  quedate.

domingo, 8 de agosto de 2010

Pretérito indefinido


La piel
es promesa
irreversible de calor
y besos rotos.

La luz
desciende
en finas gotas
por el torso.

El vapor
densifica
las palabras
y los gestos.

Bañarse,

cucharita,

dormir,

y recordar...
recordar por mucho tiempo.

sábado, 7 de agosto de 2010

Primera escena...


Tatiana de 7 años, cambia la la R por la D... 
Tío de 30 años, se cree piola...
El tío en su habitación, de espaldas a la puerta. Entra Tatiana toma algo de arriba de la cómoda e inicia el diálogo.

Tatiana _ tío, pada que son estos anteojos? (son unos lentes de seguridad que el tío usa para que no le moleste el viento cuando va en mi bicimoto)

tío – son para mirarte mejor! (dice creyéndose el más piola del mundo)...

Tatiana – mmm... y podque tenés la panza tan gdande?

Mitad del poema de la chica que se viste


El invierno trae
hojas,
que no saben flotar entre tus dedos.
Los poemas
se tornan grises,
en su breve tiritar
fuera de foco.

lunes, 2 de agosto de 2010

Ausente sin aviso...

Busco mi piel,
enredada de recuerdos imposibles,
cubierta de musgo,
tu raíz asoma a mi intelecto
y lo desgarra.

Busco tu piel,
descubierta de hojas y de frutos,
y mi pulso...
explota,
hambriento, 
celeste 
y sin sentido,
derramándose en los surcos de tu pelo
vuelve a latir sin encontrarte.